VOS

Ni vos me buscas, ni yo te encuentro.

Ni vos me extrañas, ni yo te pienso.

Ni vos me esperas, ni yo desespero.

Ni vos me peleas, ni yo te enfrento.

Ni vos me odias, ni yo te detesto.

Ni vos me amas, ni yo te quiero.

Antonella.

viernes, 23 de abril de 2010

Pasado, que pasó



Hay cosas que nos marcan, hay un pasado que pasó dejándonos hoy sin posibilidad de cambiarlo, y tenemos que remitirnos a intentar reparar los daños, a soldar los sentimientos que quebramos, a mirarnos a los ojos otra vez y poder transmitir sinceridad; el esfuerzo por remendar nuestros errores tienen más valor que no errar en la vida; porque aprendemos, porque vemos más allá de las simples cosas, porque sentimos en nuestro interior la verdadera esencia del arrepentimiento, y así crecemos; a los golpes, si; abruptamente, tal vez; pero encontrándole a la vida uno de los mejores regalos...Las segundas oportunidades
Antonella

6 comentarios:

  1. LA SEGUNDA OPORTUNIDAD EN LA VIDA, SUELE SER AQUELLA, QUE CREEMOS NUNCA NOS DARÁ, POR ELLO SI LLEGA, DEBEMOS SENTIRNOS PRIVILEGIADOS DEL DESTINO.
    SI LLEGÓ A TU VIDA TÓMALA, Y NO LA DESAPROVECHES¡¡
    DEJO UN ABRAZO PARA TI

    ResponderEliminar
  2. In your honour and in the honour of wall the Writwrs and Poets, I published an ilustration.

    ResponderEliminar
  3. LAS BELLAS SEGUNDAS OPORTUNIDADES Q SIEMPRE ESTAN AHÌ PARA EL Q SE ATREVE A APRENDER DE SUS PROPIOS ERRORES.. ME ENCANTÒ EL TEXTO, BONITA. TE DEJO UN BESOTE.

    ResponderEliminar
  4. Me has recordado un programa que había hace mucho tiempo en España que se titulaba La sengunda oportunidad, y empezaba diciendo eso de, el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. También un dicho francés que viene a decir, que no hay una segunda oportunidad para dar o cambiar una primera impresión. La verdad es que sin una segunda oportunidad no seriamos nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Anntonella:


    Me permito, como Whalt Whitman, contradecirte porque has creado una poesía muy bella, y a la vez intrínsecamente dolorosa:

    "Ni vos me buscas, ni yo te encuentro.

    Ni vos me extrañas, ni yo te pienso.

    Ni vos me esperas, ni yo desespero.

    Ni vos me peleas, ni yo te enfrento.

    Ni vos me odias, ni yo te detesto.

    Ni vos me amas, ni yo te quiero"
    y transformar los "no" en ésto:


    Porque si yo te buscara y vos me encontraras
    si vos me extrañaras y yo te pensara
    si vos me esperaras yo te encontraría
    si vos me pelearas yo desesperaría
    si vos me amaras yo te querría
    si vos me odiaras yo moriría.



    Abrazón de alma
    te escribo desde geografíasdelfuego.blogspot.com




    .

    ResponderEliminar